Exposición 17 Jan — 2 Feb 19

Michael Ray-Von, Leonel Salguero

Presentación de fin de residencia

Parece haber un límite a la claridad de la visión ilusoria –como que destella. Una alucinación sólo puede experimentarse indirectamente, como desde la esquina del ojo. Y esto mantiene la sospecha de que el objeto de la alucinación deriva del campo de lo trascendente (aunque un observador perspicaz recordará evidencia de lo contrario).

Creo que ese objeto es más bien una sombra de un objeto en potencia, este último siendo la sustancia más pura de la inferencia cognitiva, y nuestro vehículo al futuro y al pasado.

La alucinación, u otro engaño de la percepción, le permite al observador familiaridad con la realidad especulativa, aunque sea por un momento breve. Uno gana acceso a un estrato de potencialidad, así como a un conocimiento de la potencia como puente a, y desde, la realización.

Las obras presentan la impresión de una narrativa sin armar esa narrativa desde ninguna realidad (o imaginario) específicos y sin permitir que esa narrativa realmente se resuelva.

Se dice que las pinturas son como ventanas, pero en el caso de estas obras yo diría que actúan más bien como portales, en la medida en que un espejo es un portal, completo con todos sus deformaciones y distorsiones.

– Michael Ray-Von

 

Para solicitar obra disponible y más información contáctanos en info@artelagos.mx
Fotos cortesía de PJ Rountree